viernes, 04 de diciembre de 2009
Hoy en tutoría (3º ESO), hablando del ambiente que mantiene el grupo durante las clases, comentaba el grupo que son conscientes de que son muy habladores y que los profesores tenemos que hacer algo. ¿Ese es el único remedio? ¿todo tiene que venir de parte de los profesores?

No, no hay que confundirse. Es evidente que los profesores tenemos nuestro papel importante en ese aspecto, pero pensemos un poco. Les he dicho que lo ideal es que sean ellos quienes "callen" a quien molesta. En realidad si los profesores mandamos callar a alguien quizás lo conseguimos, pero sólo por un rato. El problema es que quien molesta sabe que siempre hay compañeros que están dispuestos a seguirle la conversación o las gracias o las gamberradas, entonces si el profesor de turno manda callar, quizás consiga el silencio pero pasados unos minutos o en la siguiente clase cuando ya haya otro profesor se volverá a hablar, molestar y demás.

El truco. Que quien molesta no encuentre quien le mantenga la conversación.

No nos confundamos. Estamos en el instituto para enseñar y aprender (unos y otros); eso lo tenemos que tener muy claro. Son 6 horas al día, ni siquiera eso porque las clases son de 50 minutos. Bueno 50 minutos entre timbre y timbre pero desde que toca el timbre hasta que empieza la clase... además se sabe que unos minutos antes de que suene el timbre ya se está mirando el reloj y se empieza a recoger, etc. Total que de clase efectiva quedan... da igual, menos de 50 minutos.

Según dice el grupo, es que son todos muy amigos entre ellos y siempre hay quien hace gracia y es inevitable reír esas gracias.

No, No. Eso no tiene que ser así. No hay que confundirse, si tan buenos amigos son deben comprender que a clase se va a trabajar, a aprender, a estudiar, no a otras cosas y si a ti te están hablando lo que tienes que hacer es no hacerle caso a quien te hable hasta que se harte. Si tan amigo es lo comprenderá, porque eso no significa que no quieras ser amigo suyo sino que durante ese tiempo tiene que respetar que tú quieras aprovechar el tiempo. Además si tan amigo eres de todos, creo que no te será muy difícil compreder que si le sigues el juego a alguien estás perjudicando a otros amigos tuyos que realmente quieren aprovechar la clase y no lo pueden hacer en las condiciones ideales porque tú y aquél a quien le sigues el juego estáis molestando. Después, en los cambios de clase, en el recreo, por la tarde, los fines de semana, en las vacaciones... hay tiempo de sobra para hacer gracias, contar chistes, hacer deporte juntos, ir de fiesta... pero el tiempo de la clase tiene que ser dedicado de lleno a la actividad de la clase.

Conclusión: no confundamos "amistad" con echar balones fuera o solo con pasarlo bien. Sé responsable y si estás en clase, dedícate a la clase y fuera de la clase dedícate a hacer amigos. Además una buena forma de hacer amigos en clase es ayudarles a que todos vean las ventajas de aprovechar el tiempo de las clases, ayudarles con lo que no entienden. Hacer amigos no es reír las gracias sino respetar a cada uno.



Publicado por profccnn @ 19:42  | educación
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios